jueves, 31 de octubre de 2013

Culpa al ataque.


Hay una frase que reza: “En mi indefensión radica mi seguridad”.

Cuando se experimenta culpa es muy probable que la primera reacción sea la defensa, y hay quienes dicen que no hay mejor defensa que el ataque. Así es como es muy frecuente de ver, que cuando una persona experimenta la culpa su forma de expresarse a la defensiva es atacando y/o justificando sus actitudes culpando a otros.

La culpa es un sentimiento nocivo y muy difícil de erradicar. Podría considerarse como un sentimiento fantasma, un espectro que sólo puede existir en la obscuridad, lejos de la consciencia.

De volverse consciente, la persona que experimenta culpa, se daría cuenta lo insensato que es.Viéndolo desde el punto de vista de la ignorancia, del desconocimiento de las causas y las consecuencias en toda su magnitud y desarrollo, uno toma consciencia de lo insensato que es el juicio y la condena de las actitudes.