jueves, 27 de junio de 2013

Viviendo falsamente.

¿Cuánto tiempo de la vida se vive de suposiciones?.


Las suposiciones son una constante en la vida de las personas que ya prácticamente no conocen o conocen poco de lo real.

Pasan tanto tiempo creando mundos en sus mentes a partir de pre-conceptos e ideas pre-concebidas, que luego todo lo adaptan a su propio mundo de fantasía.

Todo lo que escuchan y ven en su entorno es filtrado no dejando pasar nada que no se adapte a sus propias suposiciones e ideas.

Así es como viven en un mundo totalmente falso.

No le dan chance a lo nuevo, original o verdadero, sino en su lugar prefieren suponer sin dejar lugar a dudas.

miércoles, 19 de junio de 2013

Erudición, atributo condenatorio.


Estás mirando una flor. Mira la flor, siente su belleza, pero no emplees la palabra belleza, ni incluso mentalmente. Contémplala, déjala que sea absorbida en ti, sumérgete profundamente en ella, pero no emplees palabras. Siente su belleza, pero no digas "Es hermosa"; ni incluso mentalmente. No verbalices y gradualmente serás capaz de sentir la belleza de la flor sin emplear la palabra. 
Realmente no es difícil; es natural.
Primero sientes y luego surge la palabra, pero estamos tan habituados a las palabras que no hay una separación. El sentimiento aparece, pero no lo has ni sentido cuando de repente surge una palabra.
Crea pues una separación; siente simplemente la belleza de la flor, pero no emplees palabras. Osho.

Hay cierta tendencia social a sobre valuar lo que es el conocimiento intelectual y su derivada, la erudición.

Al ser tan sobre estimada la condición intelectual humana, esa capacidad de pensar y razonar, todo se desequilibra, por no ser ésta la única condición que compone al ser humano, aunque sí la que lo destaca de los demás animales.

El haber enfocado todas las estrategias y estímulos para desarrollar la habilidad intelectual, desatendiendo lo demás, causó sus daños.

Así como existe la creencia de que mucho dinero hace felices a las personas, también están aquellos que creen que atiborrándose de información lo serán.

jueves, 6 de junio de 2013

Educación encubierta.

Secuencia de imágenes tomadas de Cartoon Network
En el último tiempo están resonando en la atmósfera las inquietudes por una nueva educación, nuevos contenidos, nuevas modalidades, para lograr un cambio en la comunidad y el mundo.

Estas corrientes vienen acompañadas de una lista de obstáculos por los cuales tienen que pasar para lograr una nueva forma de educar a la población.

El panorama que se presenta no es muy alentador al momento de pensar en cuándo se reflejará un cambio en la sociedad mejor educada.

Preguntas: ¿en manos de quién o quiénes está la educación?, ¿de dónde toman las personas la mayor parte de sus ideas y creencias?, ¿de la escuela?.
La respuesta evidente a estas preguntas es, las personas no están siendo educadas por las instituciones dedicadas a la educación, sino por los sistemas masivos de comunicación.

domingo, 2 de junio de 2013

La muerte.

Una palabra rotunda como pocas. Resuena en la mente haciéndola reaccionar. No por nada es tan usada para manipular. Gobiernos, “medicina”, “Religiones”, psíquicos, etc. viven del miedo a esta palabra.

¿Cuál es el temor que circunda a la palabra muerte?. Puede tener muchas connotaciones, dado que significa el fin de algo, que puede ser una etapa, cosa o relación, sin embargo, lo primero que viene a la mente cada vez que se menciona esta palabra es la muerte biológica y con ella un miedo escalofriante, para no pocos.

La humanidad aprendió a huir de la muerte como si se tratase de la peor opción que nos trae la vida.
Paradójicamente, en algunas culturas, más que nada occidentales, parece estar prohibido morir y a la vez, morir santifica y libera. Una contradicción como tantas que gobiernan sociedades en estado de demencia crónica.
Culturalmente se tiene a la muerte tan santificada y enaltecida que pese a ser la mala de la película le lleva mucha ventaja a la vida en lo que refiere a valor y respeto. Se respetan y valoran más a los muertos que a los vivos. Los muertos no cometen errores, no roban, no traicionan, no critican y, definitivamente, se vuelven casi perfectos con el transcurrir del tiempo, así, en retrospectiva, se tiende a venerarlos o idolatrarlos (ver bibliografía de historia obligatoria enseñada en escuelas).