domingo, 28 de abril de 2013

Sol y desnudez, liberan, sanan y fortalecen.

Si hay víctimas del prejuicio, la desinformación y la moral retorcida, éstos son el sol y la desnudez y con ellos, gran parte de la humanidad que fue privada de disfrutar de ambos.
El sol, fuente de vida, dador de energía, calor y vitaminas, fue demonizado a tal punto que las personas huyen de él “protegiéndose” con cremas que no sólo han demostrado no proteger en lo absoluto sino que en su mayoría causan más daño que las exposiciones al sol demasiado prolongadas en horas pico.
Privar al cuerpo de este maravilloso astro puede causarle inconvenientes en los huesos, piel, ojos y algunos órganos.
Cuando se pretende educar a las personas para que eviten riesgos debe hacerse desde una posición equilibrada de modo de transmitir conocimiento con prudencia y no infundir miedo el cual no puede generar nada bueno.
Haber vinculado al sol al cáncer de piel sin brindar información certera fue una insensatez, que lo único que hizo fue crear temor, cuando en realidad las verdaderas causantes de cáncer son la imprudencia, la ignorancia y la negligencia humanas. El sol está ahí, de qué manera nos “relacionemos” con él es nuestra responsabilidad. 

lunes, 22 de abril de 2013

La tristeza profundiza.

¿Quién se atreve a ver la faz hermosa de la tristeza sin apegarse a ella?.
Este sentimiento tan humano que, presentándose en la totalidad de la población del planeta, va rasando al mismo nivel e igualando a todos y cada uno colocándolos en un lugar profundo en el cual se recuerda que hay un estado en el que lo verdadero cobra valor.

Cuando este sentimiento se cuela en la mente, comprimiendo el pecho y haciendo brotar las lágrimas, la vida cambia su tonalidad. El color que satura y destella en la vida de una persona, de forma inexplicable, pierde su poder y belleza ante los ojos de un ser en el estado de tristeza.

viernes, 19 de abril de 2013

Mentir no es inevitable pero sí daña.

La mentira está instaurada en sociedades que forzaron el humano “perfecto”, es decir, perfecto para las sociedades.
Pareciera no ser posible ser veraz y a la vez sobrevivir a la sociedad.
Los esposos deben mentirse, empleados y jefes deben mentirse, padres e hijos deben mentirse, políticos, policías, estudiantes, educadores, abogados, psicólogos, publicistas, científicos, cientificistas, etc. no pueden evitar mentir, porque hay un personaje social que sostener y eso sólo se logra con la mentira, porque de no ser así, las personas serían simples personas.

La mentira, como decía, está instaurada y es la piedra angular que sostiene a las sociedades en su situación de histriónica hipocresía que le arruina la vida y la salud a sus habitantes, ¿y para qué?.