lunes, 25 de marzo de 2013

El pasado no nos define.




No hay psicología; sólo hay biografía y autobiografía".

"Entre los animales es "comer o ser comido", entre los seres humanos, "definir o ser definido".

Thomas Szasz.

El psicoanálisis se volvió en muchas sociedades una de las actividades más, ¿como decirlo?, rutinarias. Cuando se le pide a una persona que enumere las actividades que hace en la semana, es difícil encontrar una que no diga – ir a terapia – refiriéndose al psicoanálisis. Son tantas las personas que se psicoanalizan, al punto de llegar a quedar como rara aquella persona que dice no psicoanalizarse porque no tiene la necesidad.

Este fenómeno, como todas las cosas, no es una casualidad, tiene una causa u origen y no es lo estresante de vivir en sociedad, dado que en el pasado no se la pasaba de maravillas. Todo tiempo tuvo sus complicaciones, no es éste uno peor, de hecho hay quienes sostienen que estos tiempos debieran de ser mejores.

Lo que sí pueden tener estos tiempos y que no ayuda en nada, es la necesidad impuesta y auto-impuesta de auto-definirse para poder ubicarse (o perderse) en el mundo. Esta auto-definición se hace sobre una base algo inestable, por no decir ilusoria, que es el pasado, o más bien, los recuerdos.

miércoles, 20 de marzo de 2013

El poder que otorga el dinero.

Hay un vínculo muy estrecho en el mundo actual entre el dinero y el poder. Ahora bien, ¿el poder de qué?.

Alguna vez leí  un consejo que daba un padre a su hijo y le decía algo como: “de vez en vez, saca un billete de tu cartera, mirándolo atentamente dí, este billete es mío. De esta manera dejarás en claro quien de los dos es el dueño".

Las personas parecieran haber perdido, luego de tanto tiempo, el verdadero sentido de la existencia del dinero que ha dejado de ser un medio para convertirse en un fin.

Una noche caminábamos con mi sobrina de nueve años a quien le habían regalado para su cumpleaños un billete de cincuenta. Me sorprendió cuando me dijo: “me gustaría tener un billete de cien”.

Yo, que sabía que ella no tenía demasiada idea del dinero, le pregunté para qué lo quería. Y no me sorprendió con la respuesta, sólo dijo, “para tener uno”.

Así aproveché la oportunidad y le hice este planteo:

Imagina que en este momento comienzas a sentir hambre, tienes tu billete de cien pero no hay nadie que te lo cambie por comida, ¿qué haces?.

Y respondió, “ni siquiera lo puedo comer porque es tóxico”.

Ese es el valor que tiene el dinero. Ninguno. El dinero sólo vale cuando puedes cambiarlo por algo. El valor está en las personas, lo importante son las personas, es a ellas a las que tienes que valorar por sobre tu dinero.

jueves, 14 de marzo de 2013

Paranoia. La guerra silenciosa.


La mente suele parecerse demasiado a un procesador de información estadística, que con una gran velocidad saca cálculos, hace presunciones y pese a ser éstos procesos, generalmente, basados en la ilusión, influyen en forma determinante en el sentir, proceder y decisiones de las personas.

La paranoia está presente crónicamente con mayor o menor intensidad, gracias a esas dotes mentales de procesamiento mal usadas. Ésto se debe, más que nada, a ese mecanismo de defensa que se activa cuando la persona no siente cariño por sí misma.

Si bien, la paranoia es considerada una enfermedad mental cuando desarrolla cierta agudeza, es evidente que es un fenómeno masivo, por la simple razón de que el amor propio brilla por su ausencia.

Una de las situaciones más frecuentes de paranoia es causada por los celos de la pareja, amigos, familiares, etc. La persona que experimenta celos desencadena una serie de pensamientos auto-sostenidos y reforzados que crean en la mente de ésta un mundo muy difícil de disolver hasta con la más rotunda realidad que muestra el error de cálculo o suposición.