viernes, 24 de agosto de 2012

El bienestar es posible desde los sentidos.


¿Quién no sintió esa música que le estremecía o transportaba a momentos de paz y relajación? ¿quién no sintió ese aroma que le hizo dejar de hablar para disfrutar y sonreír? ¿quién no sucumbió bajo una caricia suave de alguien amado? ¿quién no sintió deleite por ese manjar que se deshacía en la boca? ¿quién no sintió como la belleza de un paisaje, una flor, una persona o una pintura le cautivaba y aislaba por unos momentos de la realidad?.

Las personas tenemos el potencial de transformar nuestro sentir de manera voluntaria y con ello nuestra realidad del momento.

Y creando momentos de deleite para los sentidos se pueden generar estadíos de felicidad, bienestar y paz que devienen en un cuerpo que representa ese sentir, que se regocija y sana desde un estado en el cual le resulta imposible experimentar malestar.

Es esa una atribución que las personas podemos tomarnos, volvernos hacía la satisfacción por momentos, momentos que pueden cambiar la vida de cualquier persona, porque esa es su voluntad y su decisión de querer estar en paz y feliz.

Cualquiera que haya percibido una imagen y/o sonido de un noticiero, o de una pelea televisiva, sabe lo que causa en su interior, y sabe cuán atraído se ve por esa sensación de auto-flagelación a través de la empatía con el horror y la deshumanidad.

El morbo que reina y que es tan popular y que crea a la vez más y más malestar general, es alimentado por la decisión de tantas personas, que inconscientes, que sin razonar, no atienden a lo qué están haciéndole a sus cuerpos y sus mentes, que una vez dañados ya no pueden brindar nada bueno a nadie.


martes, 14 de agosto de 2012

¿Cómo el fluoruro destruye la función endocrina?


Por La Red de Acción de fluoruro

Se ha comprobado que el flúor tiene la capacidad de alterar la función endocrina, sin embargo, este hecho está siendo ignorado por los organismos y asociaciones que continúan promoviendo la práctica de la fluoración del agua.

De acuerdo con un informe de 2006 por el Consejo Nacional de Investigación de las Academias Nacionales 1 , el fluoruro es "un disruptor endocrino en el sentido amplio de la alteración de la función endocrina normal".

Esta alteración de la función puede implicar la tiroides, paratiroides y glándulas pineal, así como sus glándulas suprarrenales, el páncreas y la hipófisis.

La glándula tiroides y sus hormonas asociadas son responsables de mantener la tasa metabólica del cuerpo en general, y para la regulación del crecimiento y desarrollo normales. Como todas las células metabólicamente activas requieren la hormona tiroidea para el correcto funcionamiento, la alteración de este sistema puede tener una amplia gama de efectos en prácticamente todos los sistemas de su cuerpo. La disfunción tiroidea es considerada entre las más frecuentes de las enfermedades endocrinas en los Estados Unidos.